Música

julio

Tipos de Actividad

La Bien Querida

Pop | Conciertos de Estío

Una de las personalidades más destacadas y personales de la escena indie española interpretará temas de su último disco ("Premeditación, nocturnidad y alevosía") y otros.

15
  • 1. La Bien Querida

15  de julio  de 2016

Dónde: Auditorio

Vier, 20h

Abrir galería de fotos

La Bien Querida

Pop | Conciertos de Estío

15  de julio  de 2016

Dónde: Auditorio

Vier, 20h

Una de las personalidades más destacadas y personales de la escena indie española interpretará temas de su último disco ("Premeditación, nocturnidad y alevosía") y otros.

Info práctica

  • ENTRADAS AGOTADAS

Tarifas

Completa 15 €

Reducida 13 €

Intérpretes

Ana Fernández-Villaverde, voz, guitarra y teclados.
David Rodriguez, guitarra, teclados y coros
Frank Rudow, teclados, percusión electrónica, secuencias y bajo

Cuando J (de Los Planetas) animó a su amiga Ana Fernández-Villaverde, hasta entonces pintora, a escribir sus propias canciones poco hacía presagiar el nuevo horizonte que se le abría a la artista bilbaína. Desde entonces, 2005, se ha dado a conocer como La Bien Querida y hoy es sin duda una de las personalidades más destacadas y personales de la escena indie española, tanto por la audacia de su propuesta como por su línea musical diferenciada. La artista acude con su trabajo más reciente Premeditación, nocturnidad y alevosía (Elefant Records, 2015, compilación de los tres maxi-singles de título homónimo), y que en este tiempo ha evolucionado en un DVD y una edición con remixes a cargo de artistas como Nacho Canut, Russian Red, Joe Crepúsculo, Los Pilotos…

La Bien Querida ha cosechado éxitos en festivales como Primavera Sound o Sónar, que le han granjeado una autoridad incontestable dentro del pop nacional independiente y una generosa audiencia incondicional. El proyecto acaparó todas las atenciones con su primer álbum, Romancero (2009), una valiente aproximación a la canción española desde la perspectiva de la música indie. A este álbum le siguieron Fiesta (2011) y Ceremonia, en los que endureció su sonido con bases electrónicas a lo New Order y estructuras del kraut-rock, sumando letras más incisivas. Así hasta llegar a este cuarto disco en el que vuelve a reivindicarse como una creadora con talento escorado y un pop inteligente conectado a mil sensibilidades, que van desde los cánones del indie al imaginario electrónico, todo ello acompañado de un set propio de iluminación led y reforzando la personalidad audiovisual del espectáculo.